miércoles, 7 de diciembre de 2011

ASUNTOS INTERNOS: "The Departed (Martin Scorsese, 2006)"

MARTIN SCORSESE
Holaquétal...
"Sucedió durante el rodaje de la escena con Jack (Nicholson) y Leo (DiCaprio) en la que Jack está sentado y Leo entra en la habitación. Hicimos la escena, de siete páginas en el guión, la noche antes. Y había salido bien (tal vez cuatro tomas, rodando con dos cámaras), pero le dije a Leo: "Hay algo ahí, no sé lo que es. No acaba de avanzar". En mi opinión, ese era el momento crucial de la película.

No puedo entrar en cómo trabajo con Jack, o cómo él trabaja conmigo, pero está relacionado con estar a su alrededor y facilitarle el llegar a ciertos lugares. Así que simplemente le dije: "Jack, vamos a hacer la misma escena mañana. Partiremos de la misma base, serán sólo dos ángulos de cámara. Pero si hay algo en lo que puedas pensar para llevarle [a Leo] al límite..." (1)

LEONARDO DiCAPRIO
"En lo que se refiere a trabajar con Jack, todos esperábamos lo inesperado. (...) Había varias escenas en las que yo no tenía ni idea de lo que iba a ocurrir. Recuerdo que, al llegar un día al set, el encargado del atrezzo me dijo que fuera con cuidado, porque Jack se había hecho con un extintor, un arma, algunas cerillas y una botella de whisky..." (2)

MARTIN SCORSESE
Al día siguiente Jack llegó y me dijo: "Tengo ideas, tengo algunas ideas". Y yo le dije, "no me digas nada, no me cuentes nada. Déjame verlo". Así que Jack se sentó. Leo se sentó. Y la primera cosa que Jack hizo fue oler la copa de vino y decir: "Huelo a rata" [Nota del Mapatxe: "Rat" en el original / "Topo" en la versión doblada. En este contexto, el personaje de Nicholson -un jefe mafioso de Boston- se refiere a que intuye la existencia de un policía infiltrado en la organización]. Si yo fuera ese chaval... No puedo ni imaginar las agallas que se necesitan para sentarse ahí. Y entonces Jack saca su pistola. Él no me dijo que tenía un arma. Fue grandioso. (...) Jack tenía muchas más ideas. Varias de ellas las desechamos, pero la reacción de Leo es en tiempo real. Así que le dije, "no sé qué te va ocurrir. Y él es capaz de hacer cualquier cosa. Tendrás que buscar el modo de salir de esta. Tienes que convencerle de que no eres la rata. Y TÚ ERES LA RATA. Creo que fue maravilloso. (1)

Aquí una rata, aquí unos lectores.
(...) Yo no tenía ni idea de si iba a disparar o no. Incluso si usas balas de fogueo, es muy peligroso, y yo no estaba muy seguro de qué iba a suceder. Éste tipo de cosas desembocan en un nivel distinto de realidad. Cuando Jack saca la pistola así, como quien no quiere la cosa, y ves la cara de Leo... (...) Yo no podía ni respirar. Y entonces lo hace. Convence a Jack. Jack, como actor, sintió hasta cierto punto la desesperación de Leo al verla en sus ojos y el modo en que le pregunta: "¿Sabes cuántos tíos hay a tu alrededor deseando pegarte un tiro?". Eso fue suficiente para ganarse a Jack otra vez. (3)


(...) [Ese día, en el set de rodaje] ...de repente miré alrededor y dije, "ya he hecho esta escena antes". Mirando atrás, soy capaz ahora de encontrar el mismo tema en otras películas que he hecho. (...) Normalmente está relacionado con padres e hijos, qué le debe un padre a su hijo, qué le debe un hijo a su padre en términos de lealtad. Tiene algo que ver con la confianza y con la traición. (...) Tiene algo que ver con el amor. Con el amor entre la gente, y la traición a ese amor. Porque hay un vínculo entre esos personajes. De lo contrario, jamás quedarían tan afectados. Creo que debe ser así. Tal vez estoy repitiendo las mismas ideas y los mismos asuntos, al fin y al cabo. Pero... (1)

(...) A la gente le gustó, algunos vieron a Jack como a un moderno Rey Lear. Para mí, en realidad, no hay nada capaz de saciar a este tío. Ni las drogas, ni las mujeres. Asesinar a alguien, tal vez. ¿En qué consiste la relación que mantiene con Leo, de todas formas? ¿Qué relación tiene con Matt [Damon] ¿Puede ser que tal vez Matt sea su hijo? Y, de algún modo, éste fue el momento en el que la película cobró sentido para mí. (3)

-------------------------------------

5 comentarios:

  1. Qué bueno! Me encantan las anécdotas de rodajes de películas, y más aún cuando son películas de intriga como ésta, en la que la implicación del director y los actores condiciona tanto la calidad. Me ha gustado mucho, mapatxito, a ver si repites temas pronto. :)

    ResponderEliminar
  2. @Cordelia: Pues tengo unos cuantos posts más de este tipo en la recámara. ;)

    No sé, que hoy en día toda haya directores de este nivel que permitan a los actores explorar y jugar durante el rodaje me parece un rara avis, por eso no está de más recuperarlo cuando sucede.

    Aunque he de reconocer que sólo he escrito el post para poder poner la foto de la rata, que me parece muy graciosa. xD

    @Egoitz: Sí, la verdad es que la calvicie avanza, que se le va a hacer.

    Por cierto, corre a darle de comer al gremlin, que ya casi son las 00:00h.

    ResponderEliminar
  3. Y está dibujando ratas cuando entra el irlandés.
    Quizá lo que más me mola de Scorsese es la banda sonora que pone a sus películas. Y The Departed recuerdo que tenía una especialmente buena, con los Dropkick Murphys y Gimme Shelter y Let It Loose de los Stones.
    Y Jack Nicholson es un jefe.
    Fuckin' amazing post.

    ResponderEliminar
  4. Y menuda ilustración se marca el colega, pero ese plano corto del bloc no forma parte del "nuevo material" que trajo Jack al día siguiente de que la escena se rodara por primera vez. Estaba en el guión desde el principio.

    Reconozco que a veces tengo un problema con Nicholson por su tendencia al histrionismo, pero en "The Departed" se porta bastante bien, y al menos nunca ha caído en el "Síndrome DeNiro" de empezar a rodar pelis vergonzantes una tras otra.

    Y no lo tengo en ningún altar, pero en esta peli hay un verdadero duelo interpretativo entre DiCaprio y Nicholson. Le planta cara (artísticamente hablando) y sale más que airoso, cosa que no puede decirse de Damon, su compañero de reparto.

    ¡Gracias por comentar!

    ResponderEliminar

Hala, despáchate a gusto. Pero ya sabes, pórtate bien o te despacho yo a ti, que para eso soy un mapache rabioso.