martes, 20 de diciembre de 2011

Crónicas de las Dos Haches: VIOLADORES DEL VERSO @ Sant Jordi Club.

Foto: Anita Pies Fríos.
(La siguiente crónica -con sus respectivas fotografías obra de Anita Pies Fríos- fue publicada originalmente en el número #10 de la revista Hip Hop Life Magazine, bajo el "nom de plume" de Mertzer K.)

Tras la infinidad de actuaciones que Javier Ibarra ha realizado recientemente a lo largo y ancho de la geografía catalana con sus Jazz Magnetism, ya iba siendo hora de desempolvar la nave nodriza y hacer un viaje interestelar en compañía de sus secuaces de siempre. Y para allá que nos fuimos. 

KASE O / Foto: Anita Pies Fríos.

“Te juro que en el año y pico que llevo currando aquí, esto yo no lo había visto”. Quien me habla es J.L., gallego de nacimiento y vigilante de seguridad de adopción, que con un ojo puesto en la barrera levadiza y el otro en un punto situado a trescientos metros de nuestra posición, da una calada al cigarro y añade: “¿Y dices que cantan en español?”. Asiento con la cabeza y sigo su mirada hasta los portones de entrada del Sant Jordi Club, tras los cuales se agolpan cerca de 3.000 personas. Cánticos provenientes de la alborozada masa llegan a nuestros oídos, y una pregunta aparece repetida una y otra vez de punta a punta de la larguísima cola: “¿Ya no quedan entradas?”. Pero los cánticos prosiguen, y el nerviosismo entre la muchachada aumenta. El compañero J.L. mira el reloj, atiende el walkie y dice: “Recibido”. Son las 20.00 horas y las puertas se abren. Las hordas hambrientas de raps tochos y flows maños rugen. 

Hagamos ahora un pequeño salto en el tiempo. El reloj marca las 21.15 y la organización, por fin, decide facilitar a la prensa la entrada al recinto, donde procedo a aposentar mi culo en las gradas para disfrutar (los últimos latidos) de la actuación del gerundense Nomah, que acompañado de Lexa al micrófono y DJ ERO a los platos, ofreció un set duro y preciso en el que adelantó material perteneciente a su próximo larga duración. 

HATE / Foto: Anita Pies Fríos.
Cojamos el Delorean y avancemos un poco más, hasta las 22.00 horas para ser exactos. Aún no ha empezado la actuación estrella y tres chicas ya han sido evacuadas de entre el público por sofocos varios. En el escenario, una pequeña pantalla con el familiar logotipo de los zaragozanos resplandece, y cuando Rumba hace suyo el puesto de director de orquesta, el océano de cabezas y brazos en alto ruge de nuevo. 

Que Xhelazz se ha convertido en el quinto Violador en la sombra no es ningún secreto, por eso cuando sale oculto tras su capucha para presentar “a los que un día serían conocidos como los Violadores del Verso”, el recibimiento es poco menos que apabullante. Y tras él... Lírico, Kase O y un enfermito Hate, quienes durante dos horas harían botar al respetable merced a sus clásicos de ayer, hoy y de siempre. Es el suyo un show medido al milímetro, donde temas como “Filosofía y Letras”, “Trae Ese Ron”, “Cantando” o “Ballantains” son jaleadas y coreadas de principio a fin. 

Así las cosas, uno no puede evitar pensar qué será lo próximo, qué nueva barrera rebasarán o qué nuevo record machacarán... hasta que al salir de nuevo al exterior, siendo ya noche cerrada, veo el hermano mayor del Sant Jordi Club (el Palau Sant Jordi) y me pregunto cuánto tardarán los maños en hacer suya semejante arena. 

Y pienso que, ojalá, este escriba pueda vivir para contarlo.  

Tres maños dándose maña / Foto: Anita Pies Fríos.

(Si queréis contemplar en toda su excelencia el set de fotos completo que la gran Anita se curró, no lo dudéis y visitadla AQUÍ.)

sábado, 17 de diciembre de 2011

Crónicas de las Dos Haches: GAME @ Club Duvet (BCN)


(La siguiente crónica se publicó originalmente en Urban Music Online en noviembre del 2010. Organizado por la misma promotora que poco antes trajo a Fat Joe a la ciudad condal, al menos en esta ocasión no nos amenazaron de modo explícito con requisarnos las cámaras si intentábamos documentar gráficamente el evento -al fín y al cabo, íbamos debidamente acreditados-, pero de ahí a decir que nos iban a poner las cosas fáciles hay un buen trecho. Un trecho de cinco metros, aproximadamente, ya que esa es la distancia desde la que el gran Brazo de Hierro tuvo que colocarse para tratar de hacer su trabajo como fotógrafo.)

(La crónica en sí, tras el salto de cama)


miércoles, 7 de diciembre de 2011

ASUNTOS INTERNOS: "The Departed (Martin Scorsese, 2006)"

MARTIN SCORSESE
Holaquétal...
"Sucedió durante el rodaje de la escena con Jack (Nicholson) y Leo (DiCaprio) en la que Jack está sentado y Leo entra en la habitación. Hicimos la escena, de siete páginas en el guión, la noche antes. Y había salido bien (tal vez cuatro tomas, rodando con dos cámaras), pero le dije a Leo: "Hay algo ahí, no sé lo que es. No acaba de avanzar". En mi opinión, ese era el momento crucial de la película.

No puedo entrar en cómo trabajo con Jack, o cómo él trabaja conmigo, pero está relacionado con estar a su alrededor y facilitarle el llegar a ciertos lugares. Así que simplemente le dije: "Jack, vamos a hacer la misma escena mañana. Partiremos de la misma base, serán sólo dos ángulos de cámara. Pero si hay algo en lo que puedas pensar para llevarle [a Leo] al límite..." (1)

LEONARDO DiCAPRIO
"En lo que se refiere a trabajar con Jack, todos esperábamos lo inesperado. (...) Había varias escenas en las que yo no tenía ni idea de lo que iba a ocurrir. Recuerdo que, al llegar un día al set, el encargado del atrezzo me dijo que fuera con cuidado, porque Jack se había hecho con un extintor, un arma, algunas cerillas y una botella de whisky..." (2)

MARTIN SCORSESE
Al día siguiente Jack llegó y me dijo: "Tengo ideas, tengo algunas ideas". Y yo le dije, "no me digas nada, no me cuentes nada. Déjame verlo". Así que Jack se sentó. Leo se sentó. Y la primera cosa que Jack hizo fue oler la copa de vino y decir: "Huelo a rata" [Nota del Mapatxe: "Rat" en el original / "Topo" en la versión doblada. En este contexto, el personaje de Nicholson -un jefe mafioso de Boston- se refiere a que intuye la existencia de un policía infiltrado en la organización]. Si yo fuera ese chaval... No puedo ni imaginar las agallas que se necesitan para sentarse ahí. Y entonces Jack saca su pistola. Él no me dijo que tenía un arma. Fue grandioso. (...) Jack tenía muchas más ideas. Varias de ellas las desechamos, pero la reacción de Leo es en tiempo real. Así que le dije, "no sé qué te va ocurrir. Y él es capaz de hacer cualquier cosa. Tendrás que buscar el modo de salir de esta. Tienes que convencerle de que no eres la rata. Y TÚ ERES LA RATA. Creo que fue maravilloso. (1)

Aquí una rata, aquí unos lectores.
(...) Yo no tenía ni idea de si iba a disparar o no. Incluso si usas balas de fogueo, es muy peligroso, y yo no estaba muy seguro de qué iba a suceder. Éste tipo de cosas desembocan en un nivel distinto de realidad. Cuando Jack saca la pistola así, como quien no quiere la cosa, y ves la cara de Leo... (...) Yo no podía ni respirar. Y entonces lo hace. Convence a Jack. Jack, como actor, sintió hasta cierto punto la desesperación de Leo al verla en sus ojos y el modo en que le pregunta: "¿Sabes cuántos tíos hay a tu alrededor deseando pegarte un tiro?". Eso fue suficiente para ganarse a Jack otra vez. (3)


(...) [Ese día, en el set de rodaje] ...de repente miré alrededor y dije, "ya he hecho esta escena antes". Mirando atrás, soy capaz ahora de encontrar el mismo tema en otras películas que he hecho. (...) Normalmente está relacionado con padres e hijos, qué le debe un padre a su hijo, qué le debe un hijo a su padre en términos de lealtad. Tiene algo que ver con la confianza y con la traición. (...) Tiene algo que ver con el amor. Con el amor entre la gente, y la traición a ese amor. Porque hay un vínculo entre esos personajes. De lo contrario, jamás quedarían tan afectados. Creo que debe ser así. Tal vez estoy repitiendo las mismas ideas y los mismos asuntos, al fin y al cabo. Pero... (1)

(...) A la gente le gustó, algunos vieron a Jack como a un moderno Rey Lear. Para mí, en realidad, no hay nada capaz de saciar a este tío. Ni las drogas, ni las mujeres. Asesinar a alguien, tal vez. ¿En qué consiste la relación que mantiene con Leo, de todas formas? ¿Qué relación tiene con Matt [Damon] ¿Puede ser que tal vez Matt sea su hijo? Y, de algún modo, éste fue el momento en el que la película cobró sentido para mí. (3)

-------------------------------------